Seguidores

1 feb. 2016

El bar de los recuerdos y las cenizas


Libre.
¿Quieres saber cómo me sentí?



Sentí que alcanzaba la libertad, que por primera vez era capaz de ser libre estando atada, sin tener alas -puesto que no las necesito para alejarme para volar-, que podía mirarte y que me miraras y rozar los estallidos en colores con labios que no eran tuyos. Sentí que todo dejaba de venirse abajo, que la lluvia me ahogaba y me mojaba, que resbalaba sobre mi piel, sobre la tuya, y me hacía libre. Sentí que la lluvia arreciaba con fuerza mientras el hielo iba de boca en boca, mientras se derretía entre sus labios y los tuyos, mientras rozaba recuerdos y cenizas, mientras me deshacía entre tus manos y la pared.
Aquel instante, en el bar donde tantas veces había sido libre y tan pocas tanto como aquella noche. Donde había cometido errores, había cambiado de bando y me había desilusionado creyendo que era libre. 
Aquel instante, en el que nos besábamos sin besarnos, en el que rozábamos los anhelos y los deseos y en el que miramos atrás y nos deshicimos entre jadeos. Entre tus manos y la pared donde estaban las chaquetas, los sueños, la nota olvidada de Milán que jamás leí y que estaba entre aquel montón de recuerdos, el billete de metro de Ámsterdam, la tarjeta de Taxis y la entrada del Vaticano. Todo lo que me hizo ser lo que era en aquel instante.
Sentí que podía ser libre, que te deseaba igual estando entre sueños ajenos, y que, sobre todo, te deseaba. 


Cada vez más. 

1 comentario:

Te agradecería tu opinión, eso sí, siempre con respeto y educación.
:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...