Seguidores

8 ene. 2016

Es raro ahogarme tanto aquí.

Libertad.
Es mentira.
No es libertad.
¿O sí lo es?



Ahora mismo noto cómo sangra todo lo que siempre fui, cómo se deshace en mil pedazos, cómo se viene abajo aquello que creí eterno. Noto cómo desciende por mil piel, cruza estos kilómetros y acaba en ese mar donde el horizonte se funde con los restos de lo que un día fue un universo como el tuyo y el mío. Empiezo a perder todo aquello que me hizo la persona que no quiero volver a ser, todo aquello que me cambió, me redujo a la nada y me hizo desaparecer. 
No es que pierda el interés, o que ya no quiera seguir adelante. Es solo que me asusta el vértigo que me sube por la tráquea y llega hasta ti. Me asusta dar pasos grandes, me da miedo ir demasiado rápido y caer en ese precipicio sin fondo que es la pasión. No quiero ser apasionada, no quiero dejarme llevar y, sobre todo, no quiero sentir nada por ti.
Cómo voy a ser libre sintiéndome atada a una piedra que tira de mí, cómo voy a dejar de engañarme si ahora soy la que más pide y dejo de ser la que observa con perplejidad. No me gusta cambiar de rol, no me gusta no controlar y más aún, no me gusta este vértigo.
No me gusta porque me da miedo.
Quiero seguir siendo libre.
Pero a veces confundo la realidad, la libertad y la mentira. Y me termino engañando a mí misma

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Te agradecería tu opinión, eso sí, siempre con respeto y educación.
:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...